POWAQQATSI: "Vida en Transformación"

Del lenguaje hopi: un modo de vida que consume a otros para seguir vivo.



En este film la mirada se centra en el Tercer Mundo donde es el esforzado trabajo del ser humano el que cuenta para sobrevivir.
Mientras suena la canción “sale el sol” un hormiguero humano desfila extrayendo los recursos del subsuelo.
El eje de Powaqqatsi es visualizar esta entidad que consume la vida de unos para que otros tenga vida y por lo cual es necesario el esfuerzo físico, imprescindible para la supervivencia. La vida de estos hombres es la del trabajo manual para arrancar a la tierra los frutos de los que van a alimentarse.
Hombres y mujeres, grandes y pequeños. Lo humano no escapa a este ciclo laboral.
Un mundo primario, agrícola, ganadero y minero por y para la tierra, donde el individuo no es más que el espíritu de la comunidad.
Reggio ensalza el trabajo físico, mostrando las labores artesanas, hoy arrinconadas ya sólo en las culturas emergentes del Tercer Mundo.
Es también un homenaje a la celebración, a los ritos que nos hacen humanos, la muerte incluida. La religión, el intercambio de bienes, La fiesta ponen color a este esfuerzo en todos los rincones del mundo. Powaqqatsi muestra la importancia de la fe, de la religiosidad en todas sus formas y en todos los rincones del planeta. Devotos frente al muro de las lamentaciones, fieles orando en cualquier continente.
En contraste, la vida moderna, la de los países del Primer mundo donde la tecnología en lugar de liberar aliena en mil imágenes sin sentido, en mil placeres vacíos, sin musicalidad ni armonía. En Powaqqatsi es sólo un capítulo quizás para no olvidar el mundo convulso narrado en Koyaanisqatsi de la primera parte.
Godfrey Reggio afirma que Powaqqatsi no es una película sobre lo que debería o no debería ser. En sus propias palabras, "es una impresión, un examen sobre cómo la vida está cambiando. Eso es todo. Existe lo bueno y lo malo. Lo que perseguimos capturar es nuestra unanimidad como cultura global. La mayoría de nosotros tendemos a olvidar esto, atrapados como estamos en nuestras trayectorias separadas. Fue fascinante mezclar estas diferentes existencias juntas en una película".






MÚSICA DEL FILM: Philip Glass
DESCARGAS AQUÍ ( MP3 / 69mb)
Gentileza de: DiscoVolante

3 comentarios:

Juanarmas dijo...

Creo que en uno o dos días podré ver Koyaanisqatsi. He visto el video de Powaqqatsi...¿qué decir? Al leer tu descripción de Naqoyqatsi, me ha hecho asociarlo con la visión que tienen de la actualidad los medios de los paises desarrollados. A veces, cuando ocurre una desgracia (riadas, terremotos, asesinatos, etc...)se le da un tono tan "espectacular" al suceso, que realmente uno no sabe si eso es REAL o bien el trailer de un videojuego. Creo que ese enfoque despersonalizado (o deshumanizado) nos está apartando de lo real; nos está volviendo, como sociedad, locos.
Cuando vea Koyaanisqatsi, haré lo posible por conseguirlas.Por lo que comentas y los videos que has puesto, creo que merecen con creces la pena.
Un saludo desde Tenerife

Bet del Mar dijo...

Gracias Juan por tu visita y me alegro que haya sido provechoso el post. Realmente para mi estas "obras de arte" fueron reveladoras, totalmente movilizadoras y conmovedoras. Es por eso que quise compartirlas en mi "pequeño espacio" que es esta bitácora.
Siempre bienvenido a mi orilla sur, Salu2: Bet

Daniel Mc Riley dijo...

Hola Bet, excelente tu síntesis sobre "Powaqqatsi"...un mundo emergente en el fenómeno de la globalización. Con sus 20 años a cuestas, este film no deja de ser actual, y su denuncia es más válida con el correr del tiempo.

Como imaginarás, nunca me canso de admirar la trilogía "Qatsi" completa, y para mí es un placer poder compartirla con mis alumnos, que generalmente pasan del estupor a la fascinación con estos filmes. Demás está decir que tengo prácticamente toda la obra de Philip Glass disponible.

Gracias por tus comentarios en mi blog, y obviamente, te incluiré en mis links amigos, militantes de lo invisible.

Saludos desde Buenos Aires, a las costas bonaerenses
Danny