Mágico y Etereo: El Dragón de Mar Foliado




Es un pez, de una belleza etérea y mágica, difícil de avistar y solamente conocido en las aguas del océano de la costa sur de Australia. 
Los invito a adentrarnos en su hábitat, lo asombroso de su comportamiento y la belleza absoluta de este paraíso en la tierra, a través del documental: 


"El Dragón Invisible"   (The Vanishing Dragon)
 



"El Dragón Invisible" (ganador en el Japan Wildlife Film Festival 2005) es un espectacular documental sobre la que quizás sea la mejor camuflada de todas las criaturas del océano: el dragón de mar foliado (Phycodurus eques) originario de las accidentadas costas sur y oeste de Australia. Para poder sobrevivir en ese ambiente hostil, el dragón de mar foliado depende completamente de su capacidad para imitar a las algas de su entorno. Su nombre proviene de su aspecto ya que posee largas prolongaciones en forma de hoja que salen de todo su cuerpo, sirviéndole de camuflaje. Por esa razón es difícil de encontrar y todavía más difícil de distinguir. Uno de los lugares favoritos de estas asombrosas criaturas “medievales“ está bajo Rapid Bay Jetty, en la península Fleurieu, al Sur de Australia. Bajo este embarcadero hay más de 30 parejas reproductoras y otros 15 individuos que aún no se han emparejado.






El dragón de mar foliado pertenece a la familia Syngnathidae, y al igual que el dragón de agua, el caballito de mar o el pez aguja, es el macho el que después de una danza de cortejo, que puede durar semanas, queda embarazado cuando la hembra deposita unos 250 huevos en su cola. Durante las siguientes semanas y antes de dar a luz, el padre buscará protección enterrado en el espesor de las praderas de algas marinas. Lamentablemente, sólo el 5% de los recién nacidos llegarán a la madurez. Los pequeños dragones son altamente vulnerables a los depredadores. Aunque sorprendentemente no sean éstos su mayor amenaza sino la desaparición progresiva de las praderas marinas a lo largo de la costa sur de Australia. Las aguas residuales y torrenciales han ido acabando con ellas, uno de los primeros eslabones en la cadena alimenticia de las criaturas de nuestros mares y océanos.

Para preservar el mundo submarino y las criaturas que viven en él, debemos comprender que las praderas marinas deben volver a prosperar como antes hacían. Para ello es fundamental replantearnos sobre la incidencia de los hábitos humanos en el medio ambiente y su impacto nocivo.





VER EL DOCUMENTAL ONLINE:






DESCARGAR POR MEGAUPLOAD:





2 comentarios:

Marti dijo...

Que curioso especimen!! El mar no deja de sorprendernos.

Excelente información, se agradece.

Un abrazo Bet ;-)

BeTina dijo...

Así es Marti, un animalito maravilloso y etereo :-)
Gracias por tu visita ;-)